3.4.05

mi pequeño salto mortal (¡voh la re, oh oh!)

parto de la base de que nadie es absolutamente incapaz de nada.
y acabo en el suelo.